El aislamiento obligatorio ha agudizado grandes problemáticas.

Según el Observatorio Colombiano de las Mujeres, las llamadas por violencia intrafamiliar han aumentado en 161%. Las mujeres, niños y niñas, entre los 0 y 12 años,  han sido los más perjudicados.

Puertas Adentro

Por Alejandra Pérez 

El pasado 24 de marzo el presidente Iván Duque declaró la cuarentena para todo el país. Esto trajo algunos beneficios para el medio ambiente y la seguridad en las calles mejoró drásticamente. Sin embargo, puertas adentro la violencia intrafamiliar se disparó rápidamente.

 

“Si el vecino no me escucha, no escucha mis gritos, Diego me mata”, afirma Carolina Girón, una empresaria de 34 años que fue agredida por su pareja sentimental el pasado 22 de abril hacia las 6:30 de la tarde.

 

Ella es madre de un niño de 11 años, es trabajadora, dedicada a su familia y, como la describe su hermana, María Fernanda Girón, una mujer determinada que siempre se muestra fuerte e independiente.

 

Carolina afirma que cuando conoció a Diego Leonardo García, el padre de su hijo, nunca imaginó que esta situación llegaría a suceder. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo se presentaban altercados que deterioraban la relación.

 

Los empujones y golpes iban en aumento y, de una u otra forma, se permitían estas agresiones con tal de mantener su hogar unido. “Decir que la cuarentena afectó su comportamiento sería, de cierto modo, justificar su agresión”, afirma Carolina.

 

 

Según el Observatorio Colombiano de las Mujeres, el número de llamadas al 155 reportando hechos asociados a la violencia intrafamiliar incrementó en 175% durante las medidas de aislamiento preventivo por el coronavirus en Colombia.

 

Para Carmen Marciales, abogada y trabajadora de la Defensoría del Pueblo, el aislamiento obligatorio no ha generado la violencia, aunque es cierto que ha aumentado, estos casos ya tenían antecedentes violentos, afirma.

 

“No sabemos convivir y la convivencia es muy difícil, somos dos mundos diferentes, dos formas de pensar diferentes”, asegura Claudia Mónica Martínez, coordinadora de un jardín público de Bogotá y encargada del seguimiento de violencia intrafamiliar de los niños del jardín.

 

Ella expresa que el hecho de estar todo el día encerrados produce que las personas se irriten y no manejen bien las emociones, incluso, el factor económico también desestabiliza las relaciones familiares, afirmación que también comparte Esperanza Durán, psicóloga especializada en prevención de maltrato infantil.

 

 

Estar encerrados ha sido un factor relevante en el aumento de estos casos, sin embargo, para algunos, ni el aislamiento obligatorio ha sido garantía de mantener al agresor alejado.

 

Durante el mes de abril, aún en cuarentena, María fue agredida por su expareja sentimental y padre de su hijo. Ella es una mujer muy callada y reservada, sobre todo en los temas relacionados a su núcleo familiar.

 

Trabajaba en San Cristóbal, hacia el sur de la capital  y vivía en arriendo, en una pequeña habitación de la misma localidad . Todos los días llevaba a su hijo al jardín, pero cruzaba pocas palabras con las profesoras, lo que dificultaba la comunicación. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo María empezaba a confiar poco a poco en las maestras.

 

Hace aproximadamente un mes llegó al celular de la profesora un mensaje de María, eran fotos donde mostraba las heridas que su expareja le había causado y expresaba la angustia que sentía por su vida y la de su hijo.

 

María y el padre de su hijo no vivían juntos, pero el miedo que ella siente por él la ha obligado a cambiar constantemente de vivienda, incluso, las medidas de restricción por la cuarentena no han sido un impedimento para que ella huya, ni para que este hombre la agreda.

 

Se hizo el correspondiente seguimiento al caso, pues aún en aislamiento todos los órganos encargados de llevar estas situaciones de violencia intrafamiliar siguen funcionando. Sin embargo, María decidió escapar y no tomar, por ahora, las ayudas brindadas.

 

A diferencia del caso de María, el agresor de Catalina está temporalmente tras las rejas, pero eso no quita el miedo que siente y la herida que ha dejado. La historia de ella ha tenido un final un poco más justo gracias a las redes sociales y la viralización que ha tenido, sin embargo, está a la incertidumbre de lo que pasará.

 

“Tú sabes que la viralización pasa y el juicio no ha terminado, tiene medida de aseguramiento pero no es definitivo. Entonces es un tema que nos tiene con cierto grado de angustia”, asegura Catalina.

 

Según el Observatorio Colombiano de las Mujeres, desde que empezó la cuarentena, el 25 de marzo, al 7 de mayo se recibieron 5.874, en promedio 133 diarias, 3.625 llamadas adicionales en comparación al 2019 durante el mismo periodo de tiempo.

 

El 90% de las llamadas por violencia familiar fueron realizadas por mujeres. Se registraron 12.877 solicitudes asociadas a casos de violencia contra la niñez, aumentando un 36% respecto al año anterior. El 51% fueron niñas y adolescentes y el 47% niños y adolescentes.

 

 

Las llamadas a la línea de emergencias 123 aumentaron un 33% en comparación al 2019, con 27.124 llamadas desde el inicio del aislamiento hasta el 7 de mayo, en promedio 616 llamadas diarias.

 

Carolina y María son sólo dos de las miles de víctimas de violencia intrafamiliar que se ha presentado durante la cuarentena. Aunque es evidente que las mujeres son el género más afectado, los hombres también son víctimas de esta situación.

 

Frente al aumento de estos casos el Gobierno reforzó la atención a víctimas de violencia intrafamiliar a través de diferentes líneas de atención 24 horas y la creación del decreto 460 que garantiza la prestación interrumpida del servicio de las comisarías del país.

Carolina GirónVíctima de violencia Intrafamiliar
00:00 / 02:16

Escuche más detalles de la situación por la que pasó Carolina Girón.

Localidades de Bogotá con más llamadas por violencia intrafamiliar.

“La angustia produce ansiedad y agresividad. Cualquier cosa se convierte en un grito. El nivel de comunicación es muy pobre y la convivencia hace que salga lo mejor o peor de uno”, dice la psicóloga.

¡Participe!

Periodistas

Contáctenos

Sofía Bayona                                                                                                                                   

Alejandra Pérez                                                                                                                              

Daniela Brochet                                                                                                                             

Juliana Robayo                                                                                                                               

 @sofibay12

 @alejandraperez_

 @danielabrochet

 @juli_robayo

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now